Tanto la FIFA, máximo rector del futbol mundial, como la Concacaf, el ente regional, condenaron los actos ocurridos el sábado en el Estadio Corregidora, en donde se enfrentaron barras de Querétaro y Atlas con un saldo oficial de 26 heridos.

“La FIFA está consternada por el trágico incidente. Los actos de violencia en el estadio La Corregidora son inaceptables e intolerables. La FIFA condena este deleznable incidente y alienta a las autoridades locales a hacer justicia rápidamente”, afirmó el organismo en un comunicado.

Por su parte, la Concacaf pidió “aplicar fuertes sanciones deportivas”.

En México la seguridad en los estadios corre por cuenta del club anfitrión. En muchos casos se tiene presencia tanto de la policía local como de cuerpos de seguridad privados y las barras visitantes siempre son custodiadas en las tribunas por policías que impiden los enfrentamientos.

Las autoridades estatales de Querétaro informaron que en el partido del sábado el control en su mayoría fue de un grupo de seguridad privado, aunque sí había agentes de la policía local, sin entrar en detalles.

De acuerdo con Gabriel Solares, presidente de los Gallos Blancos, poco más de 600 agentes tuvieron a su cargo la seguridad, 358 de una empresa privada.

“Se está evaluando el funcionamiento de la empresa de seguridad”, dijo Solares.

En imágenes de televisión se pudo observar que ese cuerpo de seguridad privado estaba integrado en gran parte por mujeres, las cuales intentaron separar a los aficionados sin éxito.

“La seguridad del estadio es responsabilidad privada, pero reconozco que pese a ello, el estado de fuerza pública fue insuficiente y que no actuaron con la prontitud que ameritaba”, admitió el gobernador.

De acuerdo con Solares, además de los elementos de seguridad privada, había 150 policías locales y 150 estatales. El dirigente agregó que, por ley en ese estado, la policía no puede actuar dentro de las tribunas del estadio cuando se trata de un evento privado.

“Todos vimos que fueron fácilmente superados, no fue un dispositivo correcto, no tanto por el número sino por la forma en que se estructuró la estrategia”, comentó el dirigente.

Por su parte Mikel Arriola, titular de la Liga MX añadió que debido a la situación se convocó a una reunión de dueños que se realizará el martes próximo y en la que propondrá como una solución vetar la presencia de aficionados de los clubes visitantes.

Para ser aprobadas, tales propuestas tienen que recibir el apoyo de la mayoría de los 18 dueños de clubes en primera división.

Arriola informó que, mientras la Comisión Disciplinaria dicta un castigo al Querétaro, el estadio no podrá albergar partidos de la primera división. Se espera que la sanción se anuncie a más tardar el miércoles, de acuerdo con el presidente del organismo.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.