Las primeras investigaciones realizadas por la Fiscalía Capitalina, sobre el caso del pequeño “Tadeo”, cuyo cuerpo fue localizado en el interior del Penal San Miguel en la Ciudad de Puebla, arrojan que el menor de edad nació en el Estado de México y presentó problemas congénitos que lo llevaron a ser atendido en un hospital de la alcaldía Iztacalco en la Ciudad de México, así lo informó el vocero de la Fiscalía, Ulises Lara López.

“En el nosocomio fue intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones por padecimientos en el sistema digestivo, pero lamentablemente no resistió y falleció el pasado 05 de enero, por una infección generalizada”.

El también Coordinador General de asesores de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) destacó que se tiene conocimiento de que el bebé fue inhumado al día siguiente, 06 de enero, y fue cuatro días después, es decir, el 10 de enero, cuando su cadáver fue hallado en el estado de Puebla.

“Personal ministerial, pericial y detectives de la Policía de Investigación de la Fiscalía de Asuntos Relevantes de la Coordinación de Investigación de Delitos de Alto Impacto han llevado a cabo desde el pasado viernes, diversas diligencias como entrevistas con la madre y el padre del menor de edad, así como con personal del panteón, inspecciones en la tumba e inmediaciones del cementerio, análisis de cámaras de video vigilancia, entre otros”.

Lara López destacó que personal de la Coordinación General de Investigación Forense y Servicios Periciales en materia de criminalística, fotografía, genética y química recabó indicios en el lugar donde fue inhumado el cuerpo, así como en el féretro del menor, los cuales ya son analizados para integrar los dictámenes correspondientes en la carpeta de investigación.

“Dicha Fiscalía se encuentra en espera de recibir información detallada de entrevistas realizadas por personal de la Fiscalía General del Estado de Puebla, al personal del penal referido, con la finalidad de ampliar la información sobre los vínculos de quién o quiénes lo trasladaron a esa entidad, y quién o quiénes lo exhumaron ilegalmente”.

El vocero reconoció que se trata de un caso atípico y que no se tiene registro de un caso con características similares en la Ciudad de México.

“En ese sentido vale la pena hacer del conocimiento de la ciudadanía, luego de la difusión de algunas versiones periodísticas, que entre los casos que actualmente cuentan con Alerta Amber, es decir que cuentan con una denuncia de ausencia y que son investigados por esta fiscalía, en un porcentaje mayoritario, se trata de sustracción de menores cometida por alguno de los padres”.

Según Lara López, en estos casos, por protocolo, no es posible desactivar dicha alerta, en tanto no se resuelvan litigios del orden familiar, aunque se tenga la certeza de la ubicación o localización de las personas menores de edad.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.