El senador Ricardo Monreal Ávila manifestó su beneplácito por la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador, y del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para trasladar a nuestro país a las y los connacionales que se encuentran en Ucrania en un vuelo especial de la Fuerza Aérea Mexicana.

El coordinador de Morena en el Senado, dijo en un mensaje que publicó en redes sociales, que ante la escalada del conflicto es urgente proteger a las familias mexicanas que radican en ese país europeo, y que ahora podrán dirigirse a Rumania para, desde ahí y sí así lo desean, retornar a México.

Reiteró que, “aunque sea difícil, frente a las provocaciones y el conflicto, el mundo debe elegir el diálogo y la paz. Para ello, la comunidad internacional se ha dotado con instituciones y un marco jurídico sólido”.

Las consecuencias del conflicto ya son latentes: dolorosas pérdidas humanas, miedo, incertidumbre, devastación de ciudades, carestía económica, inflación y generación de una mayor desigualdad.

Lo que hoy sucede en Ucrania, como cualquier conflicto bélico, dijo el legislador, debe preocuparnos a todas y todos. Desde el 24 de febrero, las tropas rusas iniciaron la invasión y hoy han entrado a la capital de esa nación.

El presidente Vladimir Putin ha hecho un llamado al ejército ucraniano para que tomen el gobierno. Además, advirtió que su administración también emprendería represalias políticas y militares contra Suecia y Finlandia, si estos países deciden entrar a la OTAN.

Ricardo Monreal acotó que el llamado internacional para evitar el conflicto y posteriormente poder restablecer la paz fue enérgico, pero insuficiente.

En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el representante de la Federación Rusa sostuvo que las acciones de su país no son una guerra, sino una operación militar especial, mientras que su contraparte ucraniana aseguró que se trataba de una declaración de guerra.

Sin embargo, advirtió el senador: “Los matices son lo de menos, pues independientemente de la clasificación que el conflicto reciba, sus consecuencias son ya latentes: dolorosas pérdidas humanas, miedo, incertidumbre, devastación de ciudades, carestía económica, inflación y generación de una mayor desigualdad”.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.