La Guardia Civil de Melilla (España) ha logrado desmantelar una organización criminal dedicado al tráfico de drogas con la detención de cuatro personas con un amplio historial delictivo, que se dedicaban a pasar droga escondida en dobles fondos desde la ciudad autónoma a la Península.

La Operación Mesadax comenzó en mayo de 2021, cuando el instituto armado detectó la existencia de un grupo organizado dedicado al transporte de sustancias estupefacientes desde Melilla a la Península en dobles fondos practicados en coches. Uno de ellos fue un vehículo Mercedes Benz GLK con un sofisticado doble fondo, en el que la Guardia Civil localizó e intervino 104 kilogramos de hachís y detuvo a sus dos ocupantes.

Las líneas de investigación de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Melilla constataron que los componentes del entramado criminal adquirían los vehículos en Holanda y los trasladaban hasta Melilla, donde realizaban la carga de las sustancias estupefacientes. El líder del grupo criminal, con las funciones de coordinación y supervisión de los hechos delictivos, contactaba vía telefónica con una tercera persona asentada en Holanda, a la que indicaba el vehículo que tenía que adquirir y dónde debía tener ubicados los dobles fondos. Posteriormente, el líder se desplazaba hasta algunas provincias españolas donde entraba en contacto y captaba a distintos hombres de paja, personas con necesidades económicas o vulnerables que actuaban bajo sus órdenes. Uno de ellos, dirigido por otro componente de la organización, haría las funciones de chófer, encargándose de trasladar el coche hacia Melilla para que la organización criminal hiciera acopio de las sustancias estupefacientes e introducirlas como carga en los dobles fondos habilitados en el vehículo.

Otro de los hombres de paja era utilizado por la organización como mecánico/chapista para introducir y extraer las sustancias estupefacientes en el vehículo y acondicionarlo para no ser detectado por las fuerzas policiales en los distintos controles que pudiera ser sometido. Una vez cargado el vehículo con la droga, y bajo las órdenes directas del líder de la trama, el chófer embarcaba en el puerto de Melilla utilizando las líneas marítimas con destino los puertos peninsulares. Tanto el líder, de nacionalidad española, como el mecánico/chapista, un varón de nacionalidad marroquí, residen en Melilla y se encargaban de supervisar minuciosamente todos los movimientos de los miembros de la organización. Entre los dos controlaban escrupulosamente todas las fases en cuanto a la compra y captación, y posterior traslado tanto de droga como de personas, sin dejar ningún detalle al azar, y acompañaban hasta su destino final el vehículo con las sustancias estupefacientes.

La Guardia Civil da por desmantelada completamente la organización con esta operación, en la que ha intervenido 104,3 kg de hachís, un vehículo, cinco teléfonos móviles, material electrónico de última generación y documentación de interés. Los cuatro detenidos son de nacionalidades española y marroquí y se les considera supuestos autores de delitos de organización criminal y contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de drogas.

Post Views: 71





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.