MOSCÚ (AP) — El presidente ruso Vladimir Putin dijo el miércoles que “la vida continúa” a pesar de la situación “difícil” provocada por el COVID-19 en un país que ha reportado récords de contagio en dos semanas consecutivas.

El Kremlin se niega a imponer restricciones nacionales, aunque la comisión encargada de combatir el coronavirus reportó 141.883 casos el miércoles, un aumento brusco comparado con los 15.000 casos diarios a principios de enero.

Putin hizo un llamado a la “solidaridad” y la “ayuda mutua” para ayudar al país a superar la nueva oleada.

Después de un confinamiento de seis semanas en 2020, Rusia no ha aplicado restricciones nacionales a sus ciudadanos y ha dejado esas decisiones en manos de los gobiernos regionales. Las restricciones varían en cada región, desde la obligación de trabajar en forma remota a limitar el acceso a ciertos espacios públicos.

“Hoy no hablamos de encierro, no hablamos de cuarentena, no hablamos de contramedidas de emergencia”, dijo Anna Popova, jefa de la agencia nacional de salud pública, a la agencia noticiosa estatal RIA-Novosti.

El mes a pasado, el Parlamento aplazó por tiempo indeterminado las restricciones a personas no vacunadas, algo que hubiera provocado malestar entre los sectores renuentes a la vacunación. Y la semana pasada, las autoridades de salud redujeron el período de aislamiento de personas que han entrado en contacto con enfermos de COVID-19 de 14 días a siete sin dar explicaciones.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.