“No hay pruebas de nada absolutamente, mis hijos no tienen participación en el gobierno”, enfatizó el presidente Andrés Manuel López Obrador tras la polémica por el reportaje sobre la lujosa mansión en la que vivió su hijo José Ramón López Beltrán y su esposa Carolyn Adams en Houston, propiedad de un contratista de la petrolera Baker Hughes.

En el salón Tesorería de Palacio Nacional, subrayó que se trabaja para que no haya “amiguismo, influyentismo, nepotismo”.

Manifestó que los opositores intensifican los ataques contra su gobierno por el combate a la corrupción.

“Por eso los ataques, cada vez arrecian más, ahora que salió lo de mi hijo José Ramón no hay pruebas de nada absolutamente, mis hijos no tienen participación en el gobierno, he sido muy claro de que el pueblo nos eligió para acabar con la corrupción, con la impunidad, para que no haya amiguismo, influyentismo, nepotismo, ninguna de esas lacras de la política y hemos actuado con honestidad y lo vamos a seguir haciendo”, señaló.

“Sin embargo desde hace años nuestros adversarios a los que enfrentamos, que consideramos corruptos o paleros a reporteros, reporteros no, conductores de noticias, mujeres y hombres, columnistas y desde luego los dueños de los medios de información, la mayoría, todos ellos pues están en contra”, indicó.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.