Al inaugurar el Parlamento de Paz Sostenible ante los Pueblos Originarios México-África, la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico-África en el Senado de la República, Cora Cecilia Pinedo Alonso, manifestó que México y el continente africano van en la ruta correcta en el cumplimiento de la Agenda 2030 en materia de paz y seguridad, como condiciones previas para lograr el desarrollo sostenible.

El reconocimiento desde el Poder Legislativo de la larga historia socio-cultural, política y económica, así como el amplio mosaico de razas, lenguas, religiones e ideologías de África, debe ser desde la protección de los derechos humanos de los pueblos originarios y afromexicanos, aseguró.

La legisladora por el Partido del Trabajo destacó el avance que ha tenido África en términos de estabilidad política, gobernabilidad y transparencia, aunado al progreso de la construcción de la Agenda Continental para 2063, y la búsqueda de la participación de la mujer en la vida política.

“Bajo este contexto, es posible observar que tenemos mucho más en común de lo que creemos y no podemos pasarlo desapercibido”, resaltó.

Por ello, Cora Pinedo se pronunció por continuar trabajando arduamente desde las esferas política y pública a favor del fortalecimiento de las instituciones democráticas, la promoción del Estado de derecho y la protección de los derechos humanos, con especial énfasis en la participación de las mujeres, los jóvenes y los pueblos indígenas.

Enfatizó que desde el Senado mexicano, durante los últimos tres años, se ha avanzado en el reconocimiento a los pueblos originarios y afromexicanos como sujetos de derecho público, a través de la aprobación de diversas adiciones, reformas y creación de leyes en la materia, como la Ley del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas para garantizar el ejercicio y la protección de los derechos de las comunidades originarias establecidos en nuestra Constitución y en tratados internacionales.

De igual manera, la adición del apartado C al artículo 2° de nuestra Constitución con el objetivo de saldar la deuda histórica con las personas afromexicanas y cumplir con los mandatos internacionales, reconociéndolos como una de las tres raíces culturales, sociales e históricas de México.

“Sin duda, aún queda un amplio camino por recorrer, pero estas acciones son fundamentos para robustecer el respeto a la diversidad cultural de los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, así como promover su inclusión en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra de la vida pública del país, además de la defensa de estos pueblos en la acción climática a nivel nacional e internacional”, subrayó la legisladora.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.