Una niña de 14 años compraba ropa para Navidad junto a su madre la semana pasada cuando escucharon gritos y se escondieron en un vestidor, donde la joven murió baleada por la policía de Los Ángeles después que un agente le disparó a un sospechoso con su fusil y una de las balas atravesó una pared, informó el martes la familia de la víctima.

Valentina Orellana Peralta murió en los brazos de su madre el pasado jueves en una tienda Burlington en el barrio de North Hollywood, en el Valle de San Fernando. Su familia dijo que a la niña le encantaba andar en monopatín y soñaba con convertirse en ingeniera para construir robots.

Después de que escucharon gritos en toda la tienda en Nochebuena, la adolescente cerró la puerta del vestidor.

“Nos sentamos en un asiento, abrazadas, rezando, cuando algo impactó a mi hija, Valentina, y nos lanzó al piso”, relató el martes su madre, Soledad Peralta. “Y murió en mis brazos. No pude hacer nada”.

La familia de la adolescente se plantó el martes frente a la sede del Departamento de Policía de Los Ángeles, junto a una gran foto de Valentina rodeada de flores, para pedir justicia y recordar a su hija. Hablando en español y conteniendo las lágrimas mientras las sirenas sonaban de fondo en la conferencia de prensa en el centro de Los Ángeles, dijeron que habían dejado Chile para alejarse de la violencia y la injusticia y buscar una vida mejor en Estados Unidos.

El lunes, la policía de Los Ángeles publicó en internet un paquete de videos editados que incluía llamadas al 911, transmisiones de radio, imágenes de cámaras corporales y videos de vigilancia del tiroteo del jueves en la tienda Burlington, que estaba repleta de compradores navideños. La política del departamento es publicar los videos de incidentes críticos, como los tiroteos policiales, en un plazo de 45 días.

Los abogados de la familia, entre los que se encuentra el abogado de derechos civiles Ben Crump, han enviado una carta a la policía de Los Ángeles pidiendo más videos.

El video de vigilancia mostraba al sospechoso atacando a dos mujeres, una de las cuales cayó al suelo antes de que la arrastrara por los pies a través de los pasillos de la tienda mientras ella intentaba escapar.

Varias personas, entre ellas empleados de la tienda, llamaron a la policía para informar que un hombre había golpeado a los clientes con un candado de bicicleta en la tienda. Una de las personas que llamaron dijo al operador del 911 que el hombre tenía un arma. No se recuperó ningún arma de fuego en el lugar de los hechos, sólo el candado de bicicleta.

En un video de una cámara corporal, se ve que los agentes armados entraron en la tienda y se acercaron al sospechoso. Uno de ellos sostenía un arma larga y se puso al frente del grupo mientras los agentes atravesaban la tienda en formación.

Otros agentes decían repetidamente “más despacio” mientras el agente con el rifle avanzaba.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.