Tras la polémica porque vivió junto con su esposa Carolyn Adams en una lujosa mansión en Houston, Texas, Estados Unidos, propiedad de un ejecutivo la petrolera Baker Hughes, contratista de Pemex, hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador, manifestó que “no hubo, ni habrá conflicto de interés”, además de que no tiene injerencia en el gobierno de México.

En un mensaje que subió la noche de este domingo a su cuenta de Twitter, señaló que desde 2018 decidió ejercer su profesión de abogado y mudarse en familia a Estados Unidos.

Detalló que desde 2020 trabaja como “asesor legal de desarrollo y construcción para KEI Partners” por lo que obtuvo una “visa de trabajo TN”.

En un mensaje en su cuenta de Twitter a las 21:25 horas, sólo escribió “Mi situación laboral actual:”

Después, mandó otro mensaje a las 21:52 horas con el texto “Aclaraciones de Carolyn Adams”:

En el texto, Carolyn Adams dijo que es falsa la información en la que los vinculan con la empresa Baker Hughes

Detalló que su trayectoria académica y laboral en el sector energético, lo que la llevó a México, en donde conoció a José Ramón López Beltrán y formó una familia, y en 2018 decidieron salir de México para preservar su privacidad y no causar ningún conflicto de interés.

Aclaró que rentó una casa ya que José Ramón seguía en el trámite de su visa

“Aunque en México trabajé en el sector energético, jamás tuve relación alguna con Baker Hughes ni ninguno de sus ejecutivos Después de rentar, adquirí una casa hipotecada como cualquier ciudadano en este país y el banco se encargó de revisar a detalle todo. Tengo un vehículo que sigo pagando, detalle que no incluyeron las supuestas “investigaciones. Expusieron a base de calumnias y difamación nuestra seguridad”, escribió.

Tras adjuntar capturas de pantalla con su asesor inmobiliario, dijo que este tipo de información tiene el propósito de dañar a terceros Al tiempo que dijo pondrán a disposición de las autoridades la información.

La semana pasada, durante la conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador confío en que su hijo mayor José Ramón López Beltrán detalle sus ingresos tras la polémica por la lujosa casa en la que vivió en Houston.

De acuerdo a su página de Internet, KEI Partners “ofrece más de 40 años de experiencia combinada en hospitalidad, administración de restaurantes y diseño de interiores para crear y asesorar sobre algunos de los hoteles más importantes de Texas y planes de desarrollo inmobiliarios de lujo. KEI Partners es responsable de crear proyectos que sepan cómo atender a los huéspedes en la industria hotelera de lujo”.

El 9 de febrero, Octavio Romero Oropeza, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), aseguró que en este gobierno no se tiene empresas consentidas y que Baker Hughes es contratista del gobierno desde hace décadas, y fue en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique peña Nieto en donde obtuvo más contratos.

A continuación el texto completo de José Ramón López Beltrán.

DE JOSE RAMON LOPEZ BELTRAN

En el año 2018, tome la decisión seguir ejerciendo mi profesión de abogado, hasta que decidimos en familia mudarnos a los Estados Unidos. En la actualidad y desde el año 2020 trabajo como asesor legal de desarrollo y construcción para KEI Partners https://www.keipartners.com, una empresa privada en Houston a través de la cual recibí mi visa de trabajo TN. Soy un ciudadano privado, y no tengo injerencia alguna en el Gobierno de México. Mis ingresos provienen al cien por ciento de mi trabajo en Houston. No hubo, ni habrá conflicto de interés. Les pido respeten mi vida privada y la de mi familia.

Gracias por su atención y comprensión,
José Ramón López Beltrán

También el texto íntegro de Carolyn Adams

Mi vida siempre ha sido privada y me he mantenido al margen de cualquier circunstancia, pero dada la situación quisiera hacer unas aclaraciones:

En las ultimas semanas mi familia se ha visto gravemente expuesta por un sin fin de noticias falsas publicadas en distintos medios de comunicación, difamándonos y calumniándonos, perturbando nuestra vida privada, algo que es inadmisible. Todo lo que se ha dicho y publicado sobre nosotros en referencia a cualquier vinculación con la compañía Baker Hughes es FALSO.

En resumen, muy corto, explico lo siguiente:

Soy una ciudadana estadounidense de origen brasileño, de padre norteamericano y madre brasileña. Estudié en San Diego donde obtuve la beca Bill Clinton (The William Jefferson Clinton Scholarship) la cual me proyectó para estudiar y hacer mis practicas en Los Emiratos Árabes Unidos, lugar donde empecé a trabajar en el sector energético y unos años después con la familia Real de Emiratos.

También trabaje en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de NY.
Seguí ejerciendo mi profesión en el mismo sector y esto me llevó a trabajar unos años más tarde en México.

Pasaron los años y conocí a José Ramón y consecuentemente formamos una familia. Por las circunstancias decidimos salir de México para seguir preservando nuestra privacidad y no causar ningún tipo de conflicto de interés. Siempre hemos trabajado y JUNTOS seguiremos construyendo con y para nuestros hijos.

Por lo tanto, decidimos rentar una casa en la cual, en la actualidad, ha dado de que hablar y ha generado información distorsionada.

  1. YO renté una casa por un año. José Ramón seguía en el trámite de su visa para residir y trabajar en Estados Unidos.
  2. Aquí se tiene que usar a un agente inmobiliario CON licencia y rara vez se conocen las partes (arrendador y arrendatario)
  3. Todo se hizo bajo formalidad, reglas y requisitos estadounidenses: contrato, depósito en garantía, rentas mensuales (como cualquier otro)
  4. Aunque en México trabajé en el sector energético, jamás tuve relación alguna con Baker Hughes ni ninguno de sus ejecutivos
  5. Después de rentar, adquirí una casa hipotecada como cualquier ciudadano en este país y el banco se encargó de revisar a detalle todo.
  6. Tengo un vehículo que sigo pagando, detalle que no incluyeron las supuestas “investigaciones”
  7. Expusieron a base de calumnias y difamación nuestra seguridad.

A continuación, adjunto una parte de las conversaciones con el agente inmobiliario que me ayudó a encontrar la casa.

Como se observa en la primera imagen, la ubicación de la casa no era de mi preferencia y me advirtió que no estaría lista dentro del plazo que yo quería, pero aún así la añadiría en nuestro “tour” (nuestro recorrido). Incluso queda probado en la 2a imagen de nuestra conversación que nosotros no teníamos relación alguna con los propietarios, ni conocimiento de quienes eran, ni cual era su ocupación laboral. En las imágenes se pueden observar las fechas que corroboran todos los datos

(Tenemos a nuestra disposición TODAS las pruebas y estamos dispuestos a entregarlas a las autoridades correspondientes, para que ellos cuando crean conveniente y oportuno puedan o no revelar públicamente la información. Nosotros no podemos, no queremos y ni vamos a exponer la privacidad de otras personas como lo están haciendo con nosotros, poniendo en riesgo nuestra seguridad y la de nuestros hijos).

Estas mentiras han tenido el afán y el propósito de dañar a terceros. Estamos en la espera de que se investiguen los hechos y que se analicen todas las pruebas. La presunción de inocencia debe ser siempre una máxima y es necesario que sean capaces de rectificar las informaciones erróneas.

Tal vez nuestros padres nos educaron de maneras distintas, pero si con un común denominador: no robar. Que la verdad sea dicha, porque las suposiciones no son hechos, y hay que saber diferenciar entre opinión e información. Espero todos los que crearon esta lamentable NOTICIA FALSA encuentren paz en sus corazones.

DIOS nos bendiga a TODOS,

Atentamente,

Carolyn Adams





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.