La igualdad de género y la igualdad sustantiva son principios que deben ser normalizados y verbalizados en todos los espacios de interacción social, manifestaron senadores al considerar que la invisibilidad de una persona o de una mujer, constituye una forma de violencia, por lo que el lenguaje es una de las principales vías en las que se reproducen los prejuicios y estereotipos discriminatorios.

Lo anterior se estableció en el Pleno del Senado, en donde se avaló un proyecto para reformar diversos artículos de la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, con el fin de incorporar a este ordenamiento el principio de paridad de género y la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, a través de un lenguaje incluyente.

La senadora Kenia López Rabadán, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, subrayó la necesidad de que el marco constitucional y las leyes secundarias incluyan un lenguaje claro y adecuado que no permita discriminación ni la violencia en contra de las mujeres.

Agregó que la progresividad en materia de derechos humanos, pero sobre todo en paridad de género, es una obligación del Estado mexicano, por lo que su cumplimiento conlleva a realizar modificaciones de manera constante en la legislación.

Cada una de las iniciativas en materia de lenguaje incluyente, dijo la senadora panista, abonan a los avances de inclusión y no discriminación de niñas y mujeres mexicanas.

El dictamen, que fue avalado con 91 votos a favor, fue turnado a la Cámara de Diputados para los efectos del artículo 72 constitucional.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.