La Guardia Civil desmanteló una fábrica dedicada al contrabando de tabaco y detuvo a su supuesto responsable por un delito de contrabando, no descartándose nuevas detenciones, en una población de Sevilla, España. La factoría estaba en una antigua explotación ganadera de la localidad de Los Corrales.

La investigación se inicia a mediados del mes de junio del año 2021, cuando agentes del Grupo de Investigación de la Guardia Civil de Marchena en colaboración con el Puesto de la Guardia Civil de Los Corrales, detectan una actividad sospechosa en una propiedad aislada perteneciente al término municipal de Los Corrales, en la que existe una explotación avícola compuesta por cuatro naves para la cría aviar, y en las que anteriormente se criaban pavos, pero que en la actualidad no albergaba ningún tipo de actividad ni agrícola ni ganadera.

La Guardia Civil fundamenta sus sospechas en la entrada, de forma periódica, de camiones cisterna para el de transporte de combustible que llegan a la citada granja, en la que los agentes de la localidad tienen la seguridad de que no existe actividad alguna. Por ello se inician las oportunas gestiones para comprobar la posible existencia de alguna actividad ilegal.

Fruto de la investigación, la Guardia Civil comprueba una entrada continua de vehículos, y averigua que alguno de ellos está relacionado con individuos vinculados con delitos de contrabando de tabaco.

Tras tener identificadas a los propietarios de la finca y a la persona que tiene alquilada la misma, la Guardia Civil procede a realizar entrada y registro en la citada finca. En compañía de la persona que tiene alquilada la propiedad y posteriormente detenido, se procede a un primer registro, en el que se comprueba que dos de las cuatro naves con unas dimensiones de 1000 metros cuadrados cada una, estaban dedicadas a la fabricación de tabaco de contrabando.

Una de las naves hacía las veces de fábrica, subdividida a su vez en tres compartimentos, en cada uno de los cuales se llevaba a cabo diferentes procesos para la elaboración y fabricación de las diferentes marcas de tabaco que se han intervenido. Habiéndose incautado todas las maquinas necesarias para poder picar las hojas de tabaco, elaborar el cigarrillo final de papel con su correspondiente filtro y relleno de tabaco picado, y por último empaquetarlo en sus correspondientes cajetillas.

De este modo, se han intervenido más de 200.000 cajetillas de tabaco de contrabando de distintas marcas, con un valor según precio de mercado de casi 1.000.000 euros, así como otros 340.000 cigarrillos de una conocida marca por un valor mercado de 80.750 euros .

De igual modo se han intervenido 24 cajas de picadura de tabaco con un peso total de 3.500 kilogramos y 12 cajas de hoja de tabaco con un peso total de 1.680 Kilogramos. Dos líneas de maquinaria completas de preparación de labores de tabaco (llenado, envasado, precinto y embalado), las cuales pueden alcanzar en el mercado ordinario un valor aproximado de 1.000.000 de euros cada una. Todo ello arroja un valor de 3.078.000 euros.

La otra nave relacionada con el ilícito penal, estaba dividida en dos: Una de sus partes albergaba tres generadores industriales, tipo contenedor para la producción de la propia energía eléctrica necesaria para la fábrica, y 4000 litros de gasóleo dispuesto en diferentes cubas. La otra mitad de la nave estaba dedicada a vivienda para todas las personas que trabajaban en la citada fábrica.

Guardia Civil

El nivel de sofisticación se apreciaba en detalles como la complejidad de la instalación eléctrica autónoma de la red general que buscaba no ser detectados, el sistema de cámaras de seguridad que contaba con hasta seis de ellas, así como varios perros muy activos para alertar de cualquier acercamiento, también habían forrado todo el interior de las dos naves con material aislante y térmico, de modo que no pudiesen ser detectados ni por el sonido, ni por fuentes de calor. La zona de vivienda, de igual modo se encontraba aislada con paneles térmicos para hacerla también más confortable al tiempo que indetectable. Se estima que por el número de camas y por los puestos de trabajo hallados en la fábrica, podrían estar trabajando diez personas.

Hasta el momento las investigaciones han permitido la detención de un varón de mediana edad como presunto autor de un delito de contrabando, continuándose las mismas para detener al resto de los implicados.

Post Views: 11





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.