La Guardia Civil, en el marco de la operación Arévola, ha detenido a nueve personas e investigado a otras cinco integrantes del bloque criminal juvenil “Bloods”, banda de inspiración latina que operaba en el Corredor del Henares (Guadalajara, España) por los presuntos delitos de amenazas y pertenencia a grupo criminal.

La operación se inició cuando los agentes venían investigando una serie de altercados y hechos delictivos protagonizados por un grupo de jóvenes que habían causado gran alarma social entre los habitantes de distintas localidades del Corredor del Henares. Habitualmente, los integrantes de este grupo publicaban sus acciones en redes sociales, donde aparecían esgrimiendo machetes y armas blancas en pleno casco urbano de las poblaciones.

Según las investigaciones practicadas, se ha podido determinar que los ahora detenidos pretendían asentarse en poblaciones del área del Corredor del Henares como un grupo violento juvenil que ejerciese el poder y control de forma coercitiva sobre ciertos sectores de la población, especialmente los más jóvenes, generando una enorme alarma social. Para conseguir su propósito, este grupo habría cometido distintas acciones delictivas en la zona, principalmente amenazas y lesiones graves que llevaban a cabo de forma grupal, organizada y violenta, llegando en alguna ocasión a congregarse hasta sesenta personas amadas con armas blancas con la intención de causar lesiones a terceras personas.

En un operativo policial desarrollado el pasado lunes en el que participaron más de treinta agentes de la Guardia Civil de distintas Unidades, se logró desmantelar el bloque de la organización con la detención de nueve personas y la investigación de otras cinco en las localidades de Azuqueca de Henares, Alovera, Yunquera de Henares, Meco y Alcalá de Henares.

Esta banda, al igual que otras semejantes, aspiran a controlar determinados espacios geográficos, estableciéndose en diversas regiones del país mediante la formación de grupos territoriales que se dedican a cometer delitos como los citados anteriormente, creando una enorme desestabilización social en las zonas donde se asientan.

Guardia Civil

Por lo general, este tipo de bandas violentas juveniles son grupos organizados con una fuerte jerarquía y donde cada uno de sus miembros tiene una función definida. En la mayoría de estas organizaciones, un elevado número de componentes son menores de edad, quienes habitualmente son inducidos a abandonar sus domicilios familiares y cometer actividades ilícitas como medio de financiación de la banda. En particular, en esta investigación, de los catorce detenidos e investigados, trece de ellos son menores de edad, y el mayor de edad igualmente habría cometido sus actividades ilícitas cuando era menor.

Post Views: 21





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.