La Policía Nacional de Colombia, a través de la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, realizó una importante intervención a 15 unidades de producción minera en los municipios de Simití y Norosí, Sur de Bolívar, Colombia, principalmente en la ribera occidental del río Magdalena, en donde se inhabilitaron 9 retroexcavadoras, 1 bulldozer, 2 motores y se incautaron cerca de 700 galones de combustible. El operativo supuso una nueva estocada a las finanzas ilícitas del Clan del Golfo y el ELN.

Para el caso de Simití, se cumplió con una medida cautelar emitida por el juzgado primero promiscuo de este municipio, y se procedió a suspender las actividades de explotación minera, teniendo en cuenta que se estaba realizando sin los requisitos legales y ambientales estipulados en la normatividad vigente, además de emplear medios mecanizados (maquinaria) sin las autorizaciones y permisos establecidos por la ley, para el caso de Norosí, los puntos intervenidos se realizaron en coordinación con la Fiscalía General de la Nación.

Policía de Colombia

En estas unidades de producción minera se estima que se extraían cerca de 54 kilogramos de oro anuales, el cual estaría avaluado en 9.700 millones pesos aproximadamente, de esta renta ilegal se beneficiarían los grupos armados organizados ELN (Frente héroes y mártires) y el Clan del Golfo, en cerca de 2.000 millones de pesos anuales, obtenidos mediante cobro de extorsión a los mineros de la zona, con la finalidad de permitirles esta actividad ilegal.

Durante la intervención se logró establecer que en el proceso de producción del oro se utilizan 22 kilogramos de mercurio mensuales, cantidad suficiente para contaminar un aproximado de 11 millones de litros de agua, envenenando a decenas de especies de peces, reptiles, aves y demás fauna y flora silvestre que habita o se beneficia de este importante afluente hídrico. Además, esta actividad ilegal deforestó earca de 13.000 hectáreas de bosque, causando un grave daño al medio ambiente teniendo en cuenta que cada hectárea destruida tenía la capacidad de absorber cerca de 25 toneladas de dióxido de carbono al año.

El fenómeno de la deforestación causado por la minería ilegal además de destruir estos ecosistemas produce sedimentos que reducen la navegabilidad del río magdalena y afectan la economía de por lo menos 11 departamentos del país que se benefician de este cuerpo agua, esto tiene una repercusión aún mayor si tenemos en cuenta que este afluente genera el 85% del producto interno bruto nacional.

La Dirección de Carabineros de la Policía Nacional continuará desplegando todas sus capacidades operativas para capturar a las personas se benefician de la minería ilícita, destruyen los recursos naturales y afectan la convivencia y seguridad ciudadana, especialmente en las zonas rurales del país.

Post Views: 39





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.