El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello advirtió que, si en el proceso electoral federal de 2024 se carece de recursos económicos, como ocurre actualmente para realizar el ejercicio democrático de revocación de mandato, “la democracia se pone en riesgo”.

Aunque su mandato al frente del INE termina el 3 de abril de 2023, las autoridades electorales conducirán la elección más grande de la historia de México, tanto por el número de potenciales electores que sigue aumentando como por el número de cargos de elección popular, que serán resueltos en las urnas y, para ello, se requieren recursos económicos.

Al reunirse con el Grupo Plural del Senado de la República, integrado por Germán Martínez, Gustavo Madero, Nancy de la Sierra, Alejandra León Gastélum y Emilio Álvarez Icaza, el titular del INE acusó que ha habido una serie de amenazas a las autoridades electorales a partir de la idea de una reforma electoral, bajo la premisa de que “el sistema electoral no funciona”.

Sin embargo, refrendó la disposición de la autoridad electoral de facilitar a las y los legisladores toda la información e insumos técnicos necesarios de cara a la discusión de una posible reforma política electoral.

Manifestó que una reforma política electoral debe ir encaminada a mejorar la representación política, fortalecer la equidad en la contienda y la autonomía de los procesos electivos. “Si una reforma va en sentido contrario, no vale la pena”.

Lorenzo Córdova comentó que, pese a los ataques políticos, no renunciará y concluirá su mandato al frente del Instituto y, en respuesta a la pregunta de Germán Martínez, el funcionario afirmó que no buscará la candidatura por la presidencia de la República.

Refirió que, aunque en el mundo se registran ataques a la autoridad electoral, México no es la excepción, lamentó Córdova Vianello al reiterar que, al menos en los últimos dos años, las autoridades electorales “hemos sufrido agresiones y hostigamiento”.

Incluso, agregó, descalificaciones de parte del gobierno y hasta niveles de estridencia pocas veces visto en nuestra historia, pues hay quien habla de que las autoridades electorales deben ser “exterminadas”, de que “el INE debe morir” porque comete “fraude”.

No obstante, aseguró que hay una clara integridad electoral que ha garantizado gobernabilidad democrática en los últimos 30 años con el entonces Instituto Federal Electoral y, ahora, con el INE, gracias a los esfuerzos que han permitido al actual sistema electoral para que no haya fraudes en las elecciones.

En la sede del Senado de la República, Lorenzo Córdova advirtió que las autoridades electorales enfrentan cuatro desafíos comunes en todo el mundo:

Descalificaciones a la autoridad electoral, incluso desde los ámbitos del poder político; la amenaza y persecución a funcionarios electorales; la asfixia presupuestal a los organismos encargados de organizar elecciones, así como el uso de cambios a las reglas como una forma de presionar a los responsables de la autoridad electoral.

Ante esta situación, dijo que una reforma política electoral debe incluir tres condiciones básicas. Que sea producto del más amplio consenso, ya que se trata de las normas a las que se sujetarán los actores políticos y si alguien no está de acuerdo se corre el riesgo de que éste no reconozca las normas y los resultados electorales.

En segundo lugar, “no es conveniente una reforma que pretenda refundar el sistema, ya que éste ha dado muestra de que funciona y para mejorarlo no es necesaria su destrucción o refundación”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.