De manera sorpresiva, el pleno de la Cámara de Diputados declaró un receso en la sesión de este jueves y aplazó para el siguiente martes la aprobación de la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, a petición del gobierno federal, con el propósito de lograr el mayor consenso social posible.

Luego de que los grupos parlamentarios habían fijado en tribuna sus posicionamientos a favor del dictamen y cuando activistas de colectivos presenten en el salón de sesiones urgían a aprobar la nueva ley sin reservas, la presidenta en funciones de la Mesa Directiva, Karla Yuritzi Almazán, decretó un receso.

Se establece en el nuevo ordenamiento, que quedó pendiente de aprobación, velocidades máximas, accesibilidad a los espacios públicos y medidas como el uso obligatorio del cinturón de seguridad, casco para motociclistas, prohibición del uso del teléfono móvil y “alcoholímetro” permanente en todo el país.

Con esta ley se busca reducir el número de muertes en accidentes de tránsito, garantizando el derecho constitucional a la movilidad de las personas bajo condiciones de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad.

“A partir de ahora, quienes manejan cualquier tipo de vehículo motorizado estarán obligados a cursar examen serio y riguroso como requisito para obtener licencia, habrá límites de velocidad más estrictos para reducir siniestros, muertes y nuevas discapacidades; el uso obligatorio de cinturón de seguridad, asientos de retención infantil o cascos obligatorios para usuarios de motocicletas”, manifestó el diputado de Movimiento Ciudadano, Salomón Chertorivski, al presentar el dictamen en tribuna.

Más tarde, y luego de que se decretó el receso, el propio Salomón Chertorivski, a través de sus redes sociales, expresó: “Hoy fue un buen día: todas las bancadas se manifestaron a favor de la Ley de Movilidad y Seguridad Vial. Atendiendo una solicitud del gobierno, la bancada mayoritaria pidió receso para atender los últimos detalles que permitan que sea aprobada con el mayor consenso social posible”.

La diputada Ivonne Ortega Pacheco, también de Movimiento Ciudadano, cuestionó que se privilegien los intereses económicos de un sector, principalmente el automotriz, sobre la voluntad política para expedir la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial.

“No hay voluntad política, pareciera que hay intereses económicos y privilegios que quieren conservar quienes se han manifestado en contra de esta ley, particularmente de la industria automotriz, hoy vuelven a reinar las presiones”, aseveró.

Sin embargo, la diputada de Morena, Alma Delia Navarrete, negó presiones de actores económicos, concretamente de la industria automotriz, para frenar la aprobación de la ley.

Aseguró que el próximo martes será votada por el pleno la Ley de Movilidad y Seguridad Vial, incluso con la expectativa de aprobarla sin cambios, tal como la envió el Senado de la República.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.