Este jueves, la Comisión Económica para América latina (CEPAL) dio a conocer que el patrimonio de los superricos mexicanos alcanzó los 136 mil 100 millones de dólares en 2021, lo que representa un incremento del 11.3% con respecto a 2019, año previo a la pandemia del COVID-19.

Y es que de acuerdo con sus estimaciones, el patrimonio de los multimillonarios de México representa el 12.2% del Producto Interno Bruto (PIB) de ese país, un porcentaje que solo es superado en América Latina por Chile y Brasil.

Fue la secretaria ejecutiva del organismo, la mexicana Alicia Bárcena, quien explicó que no sólo se tiene que analizar la pobreza que existe en el país sino la enorme riqueza que concentran unas cuántas familias.

“Los latinoamericanos más ricos no han tenido cargas tributarias acordes con su nivel de riqueza, por lo que hay que pensar en impuestos directos a propiedad, al patrimonio, que son impuestos progresivos, redistributivos, y no regresivos, como el IVA”, señaló Bárcena.

De hecho, el organismo tomó como base la lista anual de los multimillonarios de la revista Forbes, de los cuales 104 pertenecen a Latinoamérica y 13 de ellos son mexicanos.

Según el estudio, los 13 superricos mexicanos son los que tienen un mayor patrimonio promedio en América Latina, con ocho mil 972 millones de dólares en cada caso, monto que supera entre tres y cuatro veces los promedios de Argentina, Brasil y Chile.

En ese sentido, los multimillonarios mexicanos concentran el 33% de la riqueza de los superricos de la región, con 136 mil 100 millones de dólares en 2021, mientras que los brasileños acaparan el 44%.

Por otro lado, la crisis sanitaria desatada por la pandemia dejará en América Latina un escenario de crisis social prolongada y la región enfrenta una marcada incertidumbre.

Luego de 2 años de pandemia, el aumento en la pobreza y la pobreza extrema por sexto año consecutivo es el saldo más palpable. Dicho balance mantendrá a esta parte del mundo con rezagos y deterioros profundos en el bienestar y salud de las personas, porque no son coyunturales ya que están asociados a debilidades estructurales de los sistemas de salud y protección social.

De acuerdo con las proyecciones de la CEPAL, la pobreza extrema en la región habría aumentado a 13.8 por ciento de la población total de Latinoamérica, lo que significa aproximadamente 86 millones de personas, se trata de un retroceso de 27 años en este indicador.

Por último, la desigualdad en la región interrumpió una tendencia decreciente iniciada desde 2002, producto directo del impacto social generado por la pandemia.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.