C. ISRAEL MENDOZA PÉREZ
DIRECTOR EDITORIAL DE CAPITAL MEXICO

Carta aclaratoria:

El pasado día miércoles 2 de marzo, publicó Israel Mendoza, una serie de mentiras, denostaciones y fantasías acerca de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, bajo el título “Influyentismo al estilo CNDH”, respondo puntualmente:
1.- No sé cuál es la fuente o fuentes de la información del señor Mendoza, pero quien me conoce sabe que no fomento el influyentismo, y mucho menos la creación de grupos. Mi único compromiso es con el proyecto de transformación que venimos impulsando desde noviembre de 2019, y por ende, el único grupo que existe al interior de la CNDH es el que encabeza Rosario Piedra Ibarra.
2.- No hay “movimientos turbios” en el manejo del personal, y no está entre mis funciones contratar y despedir a mi antojo. Esa es facultad de la Presidenta de la Comisión, así que cualquier insinuación en otro sentido es mentira. No hay un solo nombramiento ni remoción en la CNDH que no conozca y autorice la Presidenta, tal y como lo señala el artículo 21 del Reglamento Interno de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Y si bien, como ese mismo artículo lo dice, las y los Titulares de las Unidades Administrativas pueden hacer propuestas de nombramientos y remociones, corresponde a la persona titular de la Presidencia conocerlas y en última instancia, autorizarlas.
3.- Ni he guardado ni guardo silencio frente a las irregularidades, frente a ninguna; y antes bien, he procurado, preservando siempre los intereses de la Comisión, ser el primero en exponer a la Presidenta, y ante el OIC en su caso, cualquier hecho o conducta que pueda poner en duda la transparencia, legalidad y honestidad de la actual administración. Esto lo saben todas y todos quienes forman parte de la CNDH, y lo hago y lo seguiré haciendo porque ese es mi compromiso con la Presidenta.
4.- Aclaro que fui yo, en mi calidad de Secretario Ejecutivo, quien presentó ante el Consejo Consultivo en julio de 2021, el Plan Anti-corrupción de la CNDH, el cual consiste simplemente en cumplir con la ley: eliminar el nepotismo y la carencia de perfiles idóneos al interior de la Comisión. Y he de indicar que esta propuesta la hice, asumiendo como antecedente observaciones que se habían planteado desde al menos 2012 por la ASF, y desde 2016 por GANHRI, la Red global de instituciones defensoras de los derechos humanos.
5.- Por lo que respecta a la mención que se hace de un Visitador Adjunto de la Primera Visitaduría, quiero aclarar, una vez más, que no pertenece a “mi círculo” como se insinúa en la nota, simple y sencillamente porque todos saben en la CNDH que no tengo “círculo”. Y sobre su supuesto incumplimiento de los requerimientos del Estatuto del Servicio Civil de Carrera, preciso que no tengo ninguna participación en esas decisiones.
6.- Preciso y subrayo, con toda contundencia: es falso que haya una lucha por el poder dentro de la CNDH, mucho menos que exista una guerra “por cargos y posiciones de control” como menciona el señor Mendoza, entre el “grupo de Francisco Estrada Correa y el de los integrantes del Comité Eureka”. En lo personal siempre he tenido en alto valor la lucha del grupo de “doñas” que encabezó doña Rosario Ibarra de Piedra, he sido y soy solidario con ellas, e incluso, tengo a mi cargo, por acuerdo de la Presidenta, la responsabilidad de la Oficina Especial para Investigar la Represión y Desapariciones Forzadas por Violencia Política del Estado durante el pasado reciente, que entre otros casos tiene, precisamente, los denunciados por el Comité Eureka. Y he de rendir buenas cuentas.
Simplemente cumplo con mi deber, trato de ser eficiente en mi trabajo, porque no cre*/o en más poder que el de hacer lo que nos corresponde como servidores del pueblo, una enorme responsabilidad.
Estoy seguro de que este medio atenderá mi petición de hacer pública esta réplica.

Atentamente
Francisco Estrada Correa



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.