La Guardia Civil ha desarticulado un laboratorio de marihuana en el término municipal de Simat de la Valldigna, en Valencia, España, donde ha detenido a tres hombres, de los cuales dos han ingresado ya en prisión, y ha intervenido, en una vivienda, más de 500 kilogramos de dicha sustancia. Los hombres, de 19, 25 y 30 años, todos ellos de nacionalidad albanesa, han sido detenidos en el marco de la operación Zinzano por los delitos contra la salud pública, tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y desobediencia.

La operación comenzó en noviembre del pasado, año cuando agentes de la Guardia Civil tuvieron conocimiento de una posible plantación de marihuana en el interior una vivienda en la pedanía de les Foies, perteneciente al municipio de Simat de la Valldigna. El 15 de noviembre los investigadores se personaron en el domicilio reseñado y se percataron de que varias personas, al visualizar a los guardias civiles, no dudaron en huir por la parte trasera de la vivienda. Ante este hecho, los agentes accedieron al interior del domicilio para comprobar si se estaba cometiendo un robo en ese mismo instante.

Los investigadores visualizaron varios sacos de basura de gran capacidad llenos de cogollos de marihuana y también encontraron a dos personas ocultas, las cuales fueron acompañadas al exterior de la casa y, posteriormente, se procedió a su detención. Cuando los investigadores se disponían a realizar el traslado de los detenidos a las dependencias policiales, observaron cómo se aproximaba un vehículo a la vivienda. Cuando el conductor de ese coche distinguió a los guardias civiles, realizó una serie de maniobras bruscas para intentar marcharse del lugar, pero finalizó su intento de huida chocando contra un árbol. Tras comprobar los agentes que no tenía ninguna lesión, también fue detenido.

Al día siguiente los investigadores realizaron una entrada y registro en esta casa. En el domicilio se intervinieron más de 500 kilogramos de marihuana, un envasador industrial, varias bolsas de sellado al vacío y una balanza de pesaje de grandes dimensiones. Los agentes se percataron de que las diferentes estancias de la casa habían sido utilizadas para formar un laboratorio de marihuana y que el comedor y una de las habitaciones funcionaban como un complejo secado para las plantas. Una segunda habitación era utilizada para el tamizado y separación del polen de los cogollos, y otra estancia estaba destinada a la manicura básica de las ramas secas, embolsado, separación y almacenaje de los cogollos. Todo eso lleva a la conclusión de que esa casa de les Foies, una urbanización relativamente alejada y oculta entre montañas, se había convertido en una auténtica fábrica de marihuana.

Post Views: 48





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.