Apenas el 31 de enero pasado Armando Linares fue el encargado de anunciar el asesinato de su compañero Roberto Toledo, ambos integrantes del portal Monitor de Michoacán, hoy se confirma su asesinato a tiros en el municipio de Zitácuaro, Michoacán.

Con el asesinato de Armando Linares se suman ya ocho atentados contra comunicadores y que este ya es un tema que pone en la mira al gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien suma críticas, no sólo por la ineficiencia para resolver los crímenes y garantizar la seguridad de los periodistas en el país, sino por las polémicas respuestas en la conferencia mañanera y por redes sociales de él y de otros colaboradores. Es el caso de Jesús Ramírez quien por medio de un tuit lamentó el asesinato de Roberto Toledo, pero al mismo tiempo se empeñó en negar que fuera periodista.

Amenazas previas al Monitor de Michoacán

En el video publicado en la página de Facebook del Monitor de Michoacán, Armando Linares denunció que el asesinato de Toledo tenía por origen las amenazas que recibieron colaboradores del medio por denunciar casos de corrupción. “Hoy asesinaron a uno de nuestros miembros de nuestro equipo. Hace unos minutos atentaron en contra de su vida, perdió la vida. Así las cosas con ‘Monitor Michoacán’, exhibir corrupciones de políticos y funcionarios el día de hoy nos llevó a la muerte de uno de nuestros compañeros” dijo durante su transmisión en vivo.

No puedo hablar mucho, no puedo decir mucho que no vamos a dejar las cosas así, las vamos a llevar hasta sus últimas consecuencias.

“Hoy finalmente las amenazas se cumplen y uno de nuestros compañeros perdió la vida a mano de tres personas que llegaron, le dispararon de manera ruin, de manera cobarde. Nosotros no estamos armados, nosotros no taremos armas, nuestra única defensa es una pluma, una libreta“, expresó.

Polémica con el Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo hizo un llamado el 11 de marzo al gobierno mexicano a garantizar la seguridad de los periodistas en México ocasionando una respuesta virulenta en una carta firmada por el Gobierno mexicano y que después confirmaría el presidente fue redactada por él, Jesús Ramírez y otros colaboradores durante un traslado en su gira. Dicha carta causó duras críticas por la oposición pero incluso levantó fuertes comentarios por parte de integrantes de Morena y el PT como Patricia Armendáriz y Gerardo Fernández Noroña, quienes posteriormente debieron cambiar su crítica por una justificación para el comunicado que se envió sin consultar al canciller Marcelo Ebrard.

Otros organismos como Amnistía Internacional se sumaron al llamado al presidente para trabajar y poner un alto a los ataques a comunicadores que van desde adjetivos y frases despectivas durante su conferencia, hasta agresiones, amenazas y asesinatos.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.