El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó la ceremonia con motivo del 109 aniversario luctuoso del ex presidente, Francisco I. Madero y el ex vicepresidente José María Pino Suárez.

En el Patio de Honor de Palacio Nacional estuvo acompañado en la línea de honor por su esposa la doctora Beatriz Gutiérrez, y el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O.

El titular del Ejecutivo Federal depositó una ofrenda floral, montó una guardia de honor y guardó un minuto de silencio en honor a Francisco I. Madero, a quien ha denominado “Apóstol de la democracia”.

Como único orador, el secretario de Hacienda y Crédito Público enfatizó que el legado de Madero fue “su lucha por la vía democrática como principio ético y político fundamentales, y su creencia en la conciliación por más irreductibles que resulten las posiciones de los diferentes grupos en desacuerdo”.

“Nos deja la lección de su sacrificio personal y familiar en la lucha por ideales superiores. Nos deja la lección de que la desigualdad y la inconformidad social como un sistema de gobierno no pueden durar, y de ahí la necesidad del cambio democrático, así como esta lección de cambio que no necesariamente viene solo, sino que hay que luchar por él, perseverar en los compromisos con el pueblo”, recalcó.

Ramírez de la O afirmó que Madero, “el mártir de la democracia”, fue electo en la primera elección democrática que hubo en México en 1911.

Dijo que Madero “enfrentó a la oposición socavada de los personajes influyentes del antiguo régimen y su “lema ‘Sufragio efectivo, no reelección’ es la herencia de su movimiento”.

A la ceremonia asistieron integrantes del gabinete, así como la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.